dilluns, 29 de desembre de 2014

¿Sólo fascistas votan a los fascistas?

Surgió un debate interesante en la reciente asamblea de KEERFA, el movimiento antifascista de Grecia (la asamblea coincidió con un encuentro antifascista internacional, ver Karvala 2014b). ¿Cómo definimos a la gente que vota a los fascistas?

Contradicciones en el voto de derechas

A menudo, en el movimiento unitario contra el fascismo, insistimos en que muchas personas que votan a los partidos fascistas realmente no son fascistas. Por este motivo, las campañas que señalan la naturaleza real de estos partidos reducen su apoyo electoral. En cambio, en algunas ponencias en la asamblea se argumentó exactamente lo contrario. Se afirmó que, dado que Amanecer Dorado es claramente una organización fascista, quienes la votan también deben ser fascistas. Con partidos como el Front National (FN) o Plataforma per Catalunya, que se esconden tras una máscara de respetabilidad, se puede aceptar que mucha gente los vota sin saber qué son (ver Karvala 2014a), pero en el caso de Amanecer Dorado, que tiene una estética abiertamente nazi, parece obvio que nadie excepto un nazi los votaría. Sin embargo, no es tan sencillo.

dilluns, 25 d’agost de 2014

Comentari d'un ucraïnès-català: Ucrania: contra el fascismo bajo todas las banderas

Vaig rebre aquest llarg comentari que he penjat, de manera especial, com a entrada convidada. No comparteixo tot el que diu però és molt interessant. DK


Acabo de tornar d'allà, i vull fer uns comentaris del que he vist.


El teu anàlisis del pes neo nazi dins la organització de les autoproclamades repúbliques es correcte en el pla internacional pero te un aspecte clau que es la font ideològica del moviment; la pròpia ideología de l'estat rus basada en l'imperialisme soviètic i els trets mes ultranacionalistes de l'ortodoxia, i el nacionalisme de l'epoca zarista. Els combatents sovint s'autoproclamen defensors de la panortodoxia i del pan eslavisme.

Per aclarar-ho; l'operació ideològica de V.Putin va ser hàbil en abandonar el liberalisme pseudodemocràtic de Yeltsin. Un polític que va rebutjar tota l'herència ideològica de l'URSS i va fer reneixer la "Russia blanca", rercuperant mites i simbols (l'himne i l'escut zarista de l'aguila bicèfala) prerevolucionaris, la centralitat de l'esglèsia dins les estructures del estat, etc.

Putin fa un coctel bastant perillós, una operació populista fantàstica vista desde fora pero molt mes greu ja que el propi Putin s'ho creu. Un personatge obscur dels organs repressors soviètics (KGB) que va heredar una visió deformada del que era el comunisme. Em refereixo a com rebutja personalment l'ideal comunista i a la recuperació del pitjor de l'URSS (descartant el millor; es a dir l'ideología socialista de Marx, Engels, Lenin, Trotski, etc. i agafant com a model a STALIN).


De l'URSS sols recupera l'expansionisme, una politica exterior agressiva i intrusiva en els estats veïns. Un militarisme galopant (causa de la debacle econòmica del sistema), agafant un model económic trercer mundista; corrupció + exportació de materies primeres (gas i petroli).

divendres, 8 d’agost de 2014

Ucrania: contra el fascismo bajo todas las banderas



En este artículo no intentaré hacer un análisis global de la situación en Ucrania, sino señalar algunos temas de importancia para el movimiento unitario contra el fascismo. [Aquí hay varios artículos que tratan las cuestiones políticas generales en castellano, y aquí un buen análisis de esta cuestión en inglés.]

Uno de los muchos aspectos preocupantes del conflicto en Ucrania es que los fascistas se están aprovechando de él para fortalecerse. La izquierda ve muy claramente una parte de esta amenaza; pero la otra no la reconoce en absoluto, y tiene una gran confusión al respecto.

La subida de los nazis en Kiev

En sus inicios, dentro de las protestas Euromaidan, se vio como los combatientes nazis de Pravy Sektor (sector de derechas), inicialmente una minoría muy pequeña, jugaron un papel cada vez más importante. La verdad es que lo lograron gracias a su disposición a hacer frente a los brutales ataques de las fuerzas de seguridad del gobierno de Yanukovich, responsables de matar a tiros a decenas de manifestantes y de herir a centenares de personas más.

dilluns, 30 de juny de 2014

Elecciones europeas y extrema derecha en el Estado español

En un reciente artículo, Las elecciones europeas: la amenaza de la extrema derecha, analicé la situación europea; ahora trataré el caso del Estado español, donde las candidaturas de extrema derecha estaban conformadas por el nuevo partido populista Vox y cinco candidaturas fascistas.

Vox

En términos de votos, la candidatura más importante, con creces, fue Vox. Su lista, encabezada por el antiguo eurodiputado del PP, Alejo Vidal Quadras, consiguió 244.929 votos, el 1,56% del total. Sin embargo, esta cifra global esconde una gran variación territorial. En Catalunya, Vox sacó un mísero 0,31% del total, mientras que en la ciudad de Madrid obtuvo el 4,2%, y en las provincias de Valladolid y Burgos el 3,4% y el 3,2% respectivamente.

También es muy interesante la variación dentro de Madrid. Su voto fue mucho más alto en zonas acomodadas como Chamartín (8,18%); Salamanca (8,02%) o Chamberí (7,23%) que en distritos populares como Puente de Vallecas (1,36%); Usera (1,67%); o Villaverde (1,52%). De hecho, en los distritos de Madrid hubo una relación casi matemática entre la renta per cápita y el voto a Vox. Este dato confirma que no estamos ante un partido clásicamente fascista, o nacionalsocialista. Tales partidos, aunque casi siempre los dirigen figuras provenientes de la burguesía o la pequeña burguesía, hoy en día ganan una parte importante de sus votos en los barrios populares, con discursos “radicales” y “antisistema”. Vox, en cambio, es una voz de y para la pequeña y mediana burguesía.

Grupos fascistas

Las cinco candidaturas fascistas consiguieron, entre ellas, unos 78 mil votos, el 0,47%. La media docena de candidaturas nazis o fascistas que se presentaron en 2009 consiguieron entre todas unos 69 mil votos, el 0,43%, así que ha habido un ligero aumento. Sin embargo, su voto sigue siendo ridículo comparado con el obtenido por la extrema derecha en Europa.

La lista que más votos consiguió fue la de la Falange Española de las JONS, con 21.577 votos, el 0,13%. Parece que se trata de un voto residual, recibido por un partido que tiene más pasado que futuro. Esta formación evidentemente no se ha planteado abandonar (o más bien esconder) los símbolos históricos fascistas, un cambio que ha contribuido al éxito electoral del Front National francés y otros partidos ultra europeos.

La segunda candidatura fascista en votos fue Impulso Social, con 17.551, el 0,11%, aunque escondió tanto su naturaleza fascista que algunos de sus potenciales votantes quizá no la vieran como una opción. La lista la formaban tres partidos: Alternativa Española; Partido Familia y Vida; y Comunión Tradicionalista Carlista. Los dos primeros, presentándose por separado en 2009, sacaron un total de 30.039 votos, el 0,19%, entre los dos.

“La España en Marcha” (LEM) es una coalición de varios grupos ultras. Incluye a los responsables de la agresión contra la librería Blanquerna, sede en Madrid de la Generalitat catalana, y de diversas manifestaciones fascistas en Madrid a lo largo de los últimos años, con miles de participantes. A estas elecciones concurrieron sin Democracia Nacional, que presentó lista propia; no se sabe si por motivos de protagonismo o porque les preocupaban las declaraciones demasiado descaradas de Pedro Pablo Peña, dirigente de Alianza Nacional, a favor de la lucha armada contra la posible independencia de Catalunya. Con todo —y tras una campaña que incluyó un acto electoral en la librería nazi Europa, en Barcelona— LEM consiguió 16.879 votos, el 0,10%.

La propia organización Democracia Nacional (DN) consiguió 12.763 votos, el 0,08%. Queda claro que su distanciamiento de LEM fue sólo una cuestión táctica; sus militantes han participado en diversas agresiones a lo largo de los últimos meses. El dirigente de sus juventudes, Pedro Chaparro, justificó el apuñalamiento a un jornalero en Córdoba poco antes de la campaña electoral.

El voto al Movimiento Social Republicano (MSR) es mínimo, pero esto no impide que sus militantes lleven a cabo agresiones, como el ataque contra un acto en la Universidad de Zaragoza poco antes de la campaña electoral. Se acaban de detener a varios militantes del grupo juvenil del MSR y de otro grupo nazi, “Respuesta Estudiantil”, pero los tribunales no eliminarán la amenaza que representan los grupos nazis. Aunque insignificante en términos electorales, nos debe preocupar que 8.775 personas (el 0,05%) hayan votado a esta organización nazi (en 2009, fueron 6.009 votos, el 0,04%).

Finalmente debemos hablar del perro que no ladró, Plataforma per Catalunya (PxC). La crisis interna que ha sufrido este partido fascista trajeado esta primavera —con la fulminante destitución de su (entonces) máximo líder y fundador, Josep Anglada— sumada a las derrotas electorales que sufre desde finales de 2011, ha hecho imposible que presentara una candidatura a las europeas. Esto es una victoria para Unitat Contra el Feixisme i el Racisme, pero el principal ámbito de actividad de PxC siempre han sido los municipios, y la prueba real serán las elecciones municipales de mayo de 2015.

Nuevos movimientos contra la extrema derecha

Hay una buena noticia respecto a las elecciones europeas en el Estado español y es la aparición, aunque por ahora de manera incipiente, de Red Unitaria Contra el Fascismo y el Racismo. Esta red agrupa a movimientos unitarios contra la extrema derecha en diferentes territorios del Estado español.

Unitat Contra el Feixisme i el Racisme Catalunya por ahora es el único que está medianamente consolidado, con centenares de entidades adheridas y muchos grupos locales. Se fundó Unidad Contra el Fascismo y el Racismo Andalucía el año pasado, y ya cuenta con algunos grupos locales, aunque queda mucho por hacer. En tierras vascas, Batera Faxismo eta Arrazakeriaren Aurka se creó tan sólo en la primavera de 2014; ha conseguido unas adhesiones muy importantes que, además, superan la tradicional polarización en la política vasca. Aun así, aquí también queda mucho por hacer. Finalmente UCFR en Madrid y Mallorca son más una declaración de intenciones por parte de núcleos de activistas que movimientos reales.

La Red Unitaria editó un total de 85.000 ejemplares de su octavilla, “¡No votes a los herederos de Hitler y Franco!”, que se repartieron en los diferentes territorios. Además, el periódico alternativo gratuito catalán, “Cafè amb llet”, reprodujo la hoja en los 145.000 ejemplares impresos de su edición del 21 de junio, junto al material de la campaña contra el voto xenófobo impulsada por SOS Racisme Catalunya.

Por ser una red tan nueva y poco consolidada, no se puede juzgar su efectividad aún. La experiencia de UCFR en Catalunya —donde PxC ha ido perdiendo votos desde 2011, cuando este movimiento se consolidó— da motivos para el optimismo.

Diferentes retos para el antifascismo unitario

Los principales retos para UCFR en Catalunya son bastante claros. Primero, tiene que extenderse a los distritos y municipios donde aún no existe, de cara a las municipales del próximo mayo, sobre todo en el extrarradio de Barcelona. Segundo —en otro registro y con tácticas distintas— hay que extender la campaña contra el centro nazi, Tramuntana. Se le expulsó del Clot y ahora hay que evitar que se arraigue en su nuevo local.

En el resto del Estado español también existe el doble reto, contra la extrema derecha tanto en las elecciones como en la calle, pero el orden se invierte.

Los grupos nazis tenían claro que su objetivo real en las elecciones europeas no era conseguir escaños, sino fortalecer sus organizaciones y ganar seguidores. La lucha contra los nazis, por tanto, no se centra en las elecciones, sino en la calle. Pero esto no significa reproducir la vieja estrategia del antifascismo de una minoría radical y aislada. El reto es construir una oposición al fascismo capaz de salir a la calle, pero con una visión unitaria y una estrategia política, no sólo física.

A la vez, no hay que perder de vista a Vox. Como denuncia la Red unitaria, este partido alberga a varias personas que provienen del auténtico fascismo; además, puede hacer girar todo el espectro político más hacia la derecha. Hay que evitar que crezca, con argumentos y propaganda que revelen lo que representa realmente.

Conclusión

El fascismo es un producto del capitalismo, y en última instancia, acabar con el fascismo requiere acabar también con el capitalismo. Por esto, es muy positivo que en las elecciones europeas —y de manera especial en el Estado español— haya crecido la izquierda transformadora o anticapitalista. Lo más espectacular, por supuesto, ha sido el surgimiento de Podemos, pero también es notable que IU haya multiplicado su voto por tres, así como la entrada en el parlamento europeo de Bildu y de Primavera Europea, este último agrupa a Compromís y Equo. Queda por ver hasta qué punto este crecimiento electoral se traduce en lucha social y movilización.

En todo caso, y como ya se comentó en el artículo anterior sobre Europa, no se debe contraponer el fortalecimiento de la izquierda radical y la construcción de un movimiento unitario contra el fascismo. Hay que seguir organizando a la minoría anticapitalista, para que crezca y pueda presentar sus alternativas con más fuerza. Pero también hay que organizar a la gran mayoría de la gente que se opone al fascismo; necesitamos también el antifascismo del 99%.

dimecres, 4 de juny de 2014

Las elecciones europeas: la amenaza de la extrema derecha


Se han cumplido las advertencias. La extrema derecha ha subido en las recientes elecciones europeas. Como también era previsible, las reacciones políticas se dividen entre dos posiciones. Por un lado el pánico desenfrenado: “los fascistas lo dominan todo”. Por otro la indiferencia: “estos partidos no son diferentes a los actuales”. Según la versión derechista liberal de la indiferencia, a los partidos de extrema derecha hay que aceptarlos como a una parte más del juego parlamentario. La versión izquierdista de la indiferencia afirma que “ya vivimos bajo un gobierno fascista, así que ¿por qué tanto ruido?”

Hace falta un análisis mucho más mesurado para evaluar los peligros reales que existen, así como para plantear estrategias ante ellos.

diumenge, 1 de juny de 2014

Dialèctica: Marxisme i revolucions socials


Les persones sempre han intentat explicar el món d’una manera o altra. Fa milers d’anys, veneraven el sol i les estrelles, atribuint-los poders sobre la seva vida. Després van ser els déus de l’Olimp els que els controlaven, i més tard un únic ser anomenat Jehovà, Déu, Alà… En la seva versió més recent és el Mercat —aquesta gran força sobrenatural— el que decideix els nostres destins.

Un factor bastant comú en totes aquestes religions és que tot és inamovible; les coses són com són perquè sempre han estat així. No obstant això, també existeix —des de, com a mínim, la Grècia antiga— la idea de canvi, d’una dinàmica en les coses. En la filosofia grega la dialèctica era una manera d’arribar a la veritat mitjançant el confrontament de dues idees. Amb el filòsof alemany, Hegel (1770-1831), la dialèctica es va convertir en una explicació del canvi històric, del gradual avenç en la societat. Tot i això, amb Hegel, encara es tractava d’un procés al regne de les idees; les contradiccions del “esperit” impulsaven el canvi històric.

Dialéctica: Marxismo y revoluciones sociales



Las personas siempre han intentado explicar el mundo de una manera u otra. Hace miles de años, veneraban al sol y a las estrellas, atribuyéndoles poderes sobre su vida. Luego fueron los dioses en Olimpo quienes les controlaban, y más tarde un único ser llamado Jehová, Dios, Allah… En su versión más reciente es el Mercado —esa gran fuerza sobrenatural— el que decide nuestros destinos.

Un factor bastante común en todas estas religiones es que todo es inamovible; las cosas son como son porque siempre han sido así. Sin embargo, también existe —desde, al menos, la Grecia antigua— la idea de cambio, de una dinámica en las cosas. En la filosofía griega la dialéctica era una manera de llegar a la verdad mediante el confrontamiento de dos ideas. Con el filósofo alemán, Hegel (1770-1831), la dialéctica se convirtió en una explicación del cambio histórico, del gradual avance en la sociedad. Aún así, con Hegel, todavía se trataba de un proceso en el reino de las ideas; las contradicciones del “espíritu” impulsaban el cambio histórico.

dijous, 29 de maig de 2014

Bcn World és progrés


Hi ha qui qüestiona la nova llei feta a mida per a Bcn World, sobretot la clàusula que permet jugar a canvi d’hipotecar un ull, el fetge…

Aquestes persones només demostren que no volen trobar sortides per a la gent més desafavorida, que estan en contra del progrés i de la construcció del país que volem.

dilluns, 19 de maig de 2014

"Cal mobilitzar-se en contra dels feixistes i xenòfobs"

Aquesta breu entrevista va sortir (lleugerament retallada) al diari Ara del 12/05/14.

L’euroescepticisme reuneix tendències polítiques a les antípodes. Per què?

La paraula “euroescepticisme” no és vàlida; només provoca confusions. Fica al mateix calaix la gent antifeixista i antiracista que critica la “fortalesa Europa” des de visions progressistes, amb l’extrema dreta xenòfoba.

Tampoc té sentit equiparar l’esquerra pro UE amb Rajoy o Merkel. UCFR la formem persones oposades al feixisme i al racisme, sense importar què pensa cadascú de la UE.

La UE respon correctament a l'auge de moviments d'extrema dreta?

No. Per exemple, les seves polítiques que criminalitzen les persones immigrades o refugiades donen ales a l’extrema dreta.

Què cal fer per posar fre a l'auge de corrents contra la integració que creixen a diferents països?

Primer, cal desemmascarar els feixistes i el populisme xenòfob, mobilitzar-se en contra seu, des de la majoria. Segon, que els partits institucionals deixin de copiar el seu discurs, cosa que els dóna respectabilitat.

dimecres, 14 de maig de 2014

Aclaración del Ministerio del interior


El asesinato de la presidenta de la Diputación de Leon ha provocado numerosas confusiones respecto a lo que está y no está permitido al comentar sucesos de este tipo. Se emite esta nota con el objetivo de aclararlas.

Evidentemente, todo depende de las circunstancias de cada caso. Por este motivo las directrices se presentarán por apartados.

diumenge, 11 de maig de 2014

Los nazis no son un problema

Ante la campaña “¡No votes a los herederos de Hitler y Franco!” diversas personas han comentado que realmente el problema no son los grupúsculos fascistas y nazis, sino otra cosa.

Sólo puedo decir que tienen parte de razón.

El problema fundamental es el capitalismo y la crisis-estafa actual. Y claro, dado que falta poco para que acabemos con el capitalismo, sería una tontería perder el tiempo con luchas parciales: que si contra el fascismo, por la liberación de las mujeres, contra el cambio climático, por viviendas y salarios dignos, contra los despidos… No, el problema es el capitalismo.

Y puestos a hablar de la extrema derecha, ¿por qué obsesionarse con los grupúsculos ultra, cuando, como casi todo el mundo sabe, el PP, que ya está en el poder, es fascista?

dimarts, 15 d’abril de 2014

Los fascistas con traje, ¿realmente son fascistas?

Escribí la primera versión de este texto hace casi un año. Por diferentes motivos —sobre todo por la falta de tiempo— desde entonces está en la nevera. Durante este tiempo, bastantes cosas han cambiado y no he intentado dar cuenta de todas ellas. Sin embargo, el eje central del texto sigue siendo relevante: la importancia de identificar correctamente las organizaciones fascistas. Por eso, finalmente he decidido publicarlo tal cual, con alguna nota añadida donde me ha parecido esencial. Debo agradecer los comentarios de Joel Sans y Luke Stobart respecto a la primera versión; incluí algunas de sus sugerencias, otras no, así que no tienen responsabilidad alguna por el resultado final... Agradecería más comentarios, observaciones, matices…; se pueden añadir al final.

Versión en PDF para bajar

Cuando se plantea la lucha unitaria contra el fascismo, es muy típico oír cosas como “contra el fascismo, sí, incluyendo el fascismo institucional”. En la misma línea, bastantes activistas de la izquierda radical se oponen a la estrategia del antifascismo amplio y unitario, debido a que la misma no excluye a los partidos de la izquierda institucional; argumentan que “el PSOE también es fascista”. En otros textos he respondido a este tipo de argumento [Ver Karvala, 2010b]. Muy brevemente, con esta visión se trivializa lo que representa el fascismo. Durante la subida al poder de Hitler en los años 30, el Partido Comunista Alemán argumentó que el partido socialdemócrata era fascista (o “social fascista”), con lo cual no podía luchar a su lado contra los nazis; de hecho, según esta visión, antes de Hitler, ya vivían bajo un régimen fascista (“el fascismo institucional”). Con la llegada al poder de los nazis, y la entrada en los campos de concentración tanto de los comunistas como de los socialdemócratas, aprendieron que Hitler era mucho más terrible que el peor gobierno socialdemócrata imaginable, pero ya fue demasiado tarde. Dar por hecho el “fascismo institucional” implica repetir su trágico error.

Aquí quiero tratar otro argumento relacionado, aunque a la inversa. Lejos de decir que casi todo es fascismo, muchos académicos estudiando la extrema derecha mantienen que ni tan siquiera son fascistas partidos como el Frente Nacional (FN) en Francia, o su versión bonsái en Catalunya —[entonces] liderado por el mini-yo de Le Pen, Josep Anglada— “Plataforma per Catalunya” (PxC).

dimecres, 26 de març de 2014

Los borrachos al mando del Titanic


En cierto sentido, la religión y las teorías de la conspiración responden al mismo deseo; el deseo de que, en medio del caos, haya alguien al mando, alguien que sepa adónde nos llevan. Mi impresión es que, en realidad, estamos en el Titanic, y el puente está lleno de borrachos que se pelean por las últimas botellas de champán. Cuando cambiamos de rumbo, no es porque hayan encontrado el buen camino; es más probable que otro de los “dirigentes” haya golpeado el timón al caerse, inconsciente, en la cubierta.

¿Entonces, qué debemos hacer?

Resulta que de vez en cuando nos permiten votar para enviar a alguien a participar en la pelea de borrachos (y algunas borrachas) del puente. Una parte de la gente corriente a bordo se anima mucho con esta posibilidad. Sin embargo, en los años que llevamos, casi todas las personas elegidas han acabado borrachas también y se han olvidado de nuestros motivos para enviarlas allá. Otra minoría opta por intentar crear un espacio liberado hacia la popa del barco, donde se plantean cambiar consciencias y gradualmente ir resolviendo los problemas. Con suerte, al estar en la parte de atrás del barco, serán los últimos en morir si el barco se hunde, pero será una diferencia de pocos segundos y no parece una solución muy adecuada. Así que sólo queda la gente extremista, las personas que sugieren que dejemos de permitir que los chiflados y alcoholizados sigan mandando; las personas que proponen que nosotros y nosotras mismas tomemos el mando, de manera colectiva y democrática. Así podremos decidir hacia dónde queremos ir —hacia los icebergs, seguro que no— y cómo queremos vivir mientras tanto.

Sin embargo, se plantean dudas; ¿quizá el resultado no será mejor? ¿Quizá los que proponen este cambio radical sólo quieren aprovecharse de la situación para ganar adeptos a su causa? ¿Y si el reglamento del barco nos prohíbe entrar en el puente? ¿Quizá el problema no está en el Titanic y en sus dirigentes actuales, sino en cada uno de nosotros?

Seguimos sin decidirnos. Mientras tanto, el aire se hace más frío, y aparecen sombras en la oscuridad del océano que nos rodea.

divendres, 7 de març de 2014

Notes on the Ukrainian puzzle

This is a translation of an article written for enlucha.org. Original in Spanish. Version in Catalan

1. The core of the conflict is a dispute between pro European and pro Russian oligarchs. The principled left can not support either of these factions.

2. Also at stake are the interests of Russia on the one hand and the European Union and USA on the other. The principled left can not support any of these imperialist powers.

3. That said, many of the people who stood up to the brutal riot police, the Berkut, in Kiev and other cities were fighting against the Yanukovich government because they’d had enough of poverty, inequality, authoritarianism…