dijous, 1 de desembre de 2005

SIDA: queda mucho por hacer

Artículo aparecido en En lucha, Nº 112, Diciembre de 2005

A finales de noviembre, ONUSIDA, la organización de la ONU que se dedica a la investigación acerca del SIDA (Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida), publicó su último informe sobre el alcance de esta epidemia. Resume la situación así:

“En 2005, se produjeron cerca de cinco millones de nuevas infecciones por el VIH [el virus que provoca el SIDA] en el mundo, 3.200.000 de las cuales correspondieron sólo a África subsahariana. En el mismo año, fallecieron tres millones de personas de enfermedades relacionadas con el SIDA; más de medio millón eran niños. En la actualidad, el número total de personas que viven con el VIH se sitúa en los 40,3 millones, el doble que en 1995. A pesar de los progresos hechos en un pequeño, pero creciente número de países, la epidemia del SIDA continúa superando los esfuerzos mundiales para contenerla.”

Hasta ahora, el SIDA se ha cobrado la vida de más de 25 millones de personas, desde que fue identificado por primera vez en 1981.

Los retos son muchos y diversos.

La mejor solución sería la prevención, incluyendo el uso del condón. Pero esto choca con graves obstáculos, por ejemplo desde la iglesia católica.

En Europa occidental, América del Norte, y un puñado de países más (tales como Argentina, Brasil, Chile y Cuba), hay tratamientos disponibles que son ahora más efectivos que nunca. Pero su coste es demasiado alto para los países pobres. Mientras tanto, la Organización Mundial del Comercio se dedica a limitar la producción de las drogas genéricas, mucho más baratas, que podrían salvar millones de vidas.

Como mucho, uno de cada diez africanos y uno de cada siete asiáticos que necesitaban el tratamiento lo recibían a mediados de 2005.

Como concluye ONUSIDA: “Lograr controlar el SIDA exigirá enfrentarse con mayor determinación a los factores subyacentes que alimentan estas epidemias, incluidas las desigualdades y las injusticias sociales.”