dilluns, 25 de juliol de 2011

Noruega: imaginemos que hubiera sido al revés

Imaginemos que hubiera sido al revés. Imaginemos que se tratase de un activista anticapitalista que llevaba varios años compartiendo ideas y propuestas con otros anticapitalistas, en blogs y foros. Imaginemos que escribiera profusamente, citando unos destacados autores anticapitalistas —da igual de cuál corriente; digamos Callinicos Bensaïd, Toni Negri y John Holloway— y afirmando su interés en aplicar sus ideas.

Y ahora imaginemos que hubiera matado, no a un centenar de millonarios, sino a uno solo.

¿Cuál sería la reacción mediática? “Fue sólo una persona aislada”, dirían. “Fue un loco”. “Lo que ha pasado no dice nada acerca de las ideas o los movimientos anticapitalistas”… insistirían con firmeza los reporteros… y aún más los tertulianos. Etc.

Y una mierda.